Logotip de Ferran Barbarà

Los retos del Marketing Turístico en un contexto Post-Covid


Una imagen que representa el Marketing Turístico

Una pequeña reflexión sobre las tendencias de consumo de la sociedad Post-Covid en relación con el sector del turismo y sus estrategias de comunicación y marketing

¿Qué será del Marketing Turístico en un mundo donde el Covid sea solo un recuerdo del pasado? ¿Se cumplirán los mejores pronósticos y pasaremos a vivir en una etapa de consumismo desenfrenado que salvará los destinos turísticos de una muerte anunciada? ¿O será más importante la depresión económica que en algún momento u otro asolará buena parte del tejido económico del primer mundo? Os presento un pequeño análisis personal con los principales retos que deberá afrontar el marketing turístico en un contexto de post-covid.



👉 La deslocalización y un nuevo perfil de consumidor

Trabajar en tiempos de pandemia significa, en muchos casos, teletrabajar. Una rutina que ha provocado una deslocalización en muchas partes del mundo, cansadas de pagar alquileres abusivos para poder vivir cerca de una oficina pegada al centro de la ciudad. Un cambio obligado, que el 5G y sus usos futuros deberían consolidar.

Ante este proceso de “deslocalización”, es evidente que nace un nuevo perfil de consumidor. Una persona que puede que no esté dispuesto a viajar tres horas en coche para comer en un restaurante de Estrella Michelin con su pareja. No quiere hacer noche en la ciudad y no está dispuesto a dejar de beber vino en una comida de dichas características.

La pregunta por lo tanto es clara: ¿Cómo deberíamos tratar este nuevo cliente? ¿Será el take away de alto nivel la solución? ¿Los restaurantes efímeros? ¿Los packs de hotel? ¿O las compañías aéreas captarán esta clase de perfil con ofertas completas? Al fin y al cabo, un vuelo corto puede ser más práctico y festivo que un largo viaje por carretera…

Imagen del ala de un avión


👉 Turismo y congresos

“Puede que en un principio resultara emocionante, pero al final la gran oferta de congresos relacionados con el mundo de la gastronomía ha terminado por acabar un poco con el sentimiento de evento señalado”. La reflexión no es mía, forma parte del off de récord de nuestra entrevista con @Bloghedonista (puedes leer el artículo completo en la web de la revista). Un apunte que sirve perfectamente para retratar el último estado “fiable” de uno de los sectores más lucrativos del turismo en Europa.

Un punto de colapso al que las prisas, la dinámica y el dinero habían dejado de lado, pero que debería replantearse. Al menos de forma teórica. Como mínimo por parte de los profesionales del sector. Y no hablo solo del tema comida.

¿Continúan teniendo sentido los congresos? ¿Su oferta era el más lógico para el crecimiento de los distintos sectores a los que pretendía representar? ¿Deberíamos replantear su razón de ser?

Imagen de un congreso


👉 Turismo de proximidad

Recojamos un poco de cable. No parece razonable pensar en un turismo global a corto plazo. Por más que se esfuercen desde el poder político hablando de ampliaciones de aeropuertos o de nuevas atracciones para atraer visitantes, no parece que el turismo tal y como lo conocíamos vaya a volver en dos días. Por más vacunas que se inyecten. Por más esfuerzos para volver a la normalidad.

Un hecho contra el que no podemos luchar y que ha llevado gran parte del sector a reconvertir buena parte de su negocio pensando en un cliente de proximidad. Un visitante del propio país o, a mucho pedir, europeo.

La pregunta clave en este punto es: ¿Hasta dónde debemos cambiar? ¿Es una oportunidad para redefinir nuestra estrategia como "destino turístico" a largo plazo?

Imagen de proximidad


✅ Mis conclusiones

Tras tantas preguntas lanzadas al aire, voy a mojarme.

¿Va a redefinirse el marketing turístico tras el Covid? Mi respuesta es sí.

O como mínimo creo que hacerlo va a resultar una ventaja competitiva para aquellos destinos turísticos que entiendan que la forma de relacionarse con el mundo ha cambiado. Que entiendan que más allá del problema inmediato y de la necesaria gestión de sus consecuencias a corto plazo, deberíamos estar hablando de un auténtico salto generacional como consumidores.

En el sector del teletrabajo todos lo tenemos claro. En un año hemos avanzado más rápido que en los últimos 25 años. ¿por qué no aplicamos los mismos principios al mundo del turismo? ¿Estábamos tan acostumbrados a hacer las cosas de una determinada manera que ahora nos resulta imposible cambiarlas?